Nuestro peor enemigo: La voz autocrítica

2018-12-04T12:27:39+00:00Por |Autocompasión|
Por: Valentín Méndez.

Aceptémoslo: nos criticamos duramente. Ante ello, hay una psicóloga e investigadora de la Universidad de Stanford que invita a cultivar una cualidad interna que nos acompañe, nos cobije y nos pueda dar buen consejo; a esto lo llamó “mentor interno”.

Pero en el proceso de fortalecer a este “mentor interno”, es necesario conocer a profundidad la aproximación habitual que tomamos hacia nosotros.

Una relación con nosotros mismos

Todos tenemos una relación con nosotros y no nos damos cuenta de eso. Esta relación es una de las cualidades más relevantes de la psicología del ser humano. Tenemos una relación con nosotros todo el tiempo incluso cuando estamos dormidos, cuando nos vemos al espejo, estamos caminando por la calle, cuando vamos a enfrentar una situación retadora o queremos conquistar a un amor, etc. Todo el tiempo tenemos una relación con nosotros.

Esta relación tiene diversos tonos de voz hacia nosotros, diversos contenidos lingüísticos hacia nosotros y diferentes gestos.

¿Qué te dices habitualmente? ¿Qué te dices cuándo tienes miedo, comentes un error, o cuando vives dolor?

¿Cómo te lo dices? ¿Qué tono de voz utilizas?

¿Qué gestos hacer al decírtelo?

A lo largo de nuestra vida, hemos incorporado mensajes provenientes de nuestro contexto, familia, y de la sociedad en general. Tal como se dice en la Terapia Enfocada en la Compasión, desarrollada por Paul Gilbert, no elegimos nada de esto. No elegimos ni nuestra carga genética, ni el lugar donde nacimos o la sociedad de la que incorporamos valores. Todo esto impacta nuestra forma de tratarnos y “no es tu culpa, pero sí tu responsabilidad”.

También te puede interesar

¿Por qué necesitamos experimentar compasión hacia nuestro crítico interno? 

de Kristin Neff

Sistema de amenaza y defensa

Una voz muy potente que impacta la manera de tratarnos proviene de nuestro sistema de amenaza y defensa. Este sistema es parte de tu configuración interna, es decir está en tu cerebro, sistema nervioso y hormonas. Esta configuración interna es una de las raíces de tu voz autocrítica.

Déjame explicarte con más detalle cómo funciona esto…

Cuando cometemos una acción que reprochamos, tendemos a vernos como amenaza porque esta acción está en contra de nuestra autoimagen. Es decir, hacemos algo que vemos como ataque a la imagen que tenemos de nosotros mismos. De esta forma, nos volvemos la amenaza y se activa el sistema de defensa y ataque, que con una voz autocrítica te dice: “¡estúpido!”, “¡eres un imbécil!”, “¡baboso!”

¿Cómo te dices tú?

Es como si tuvieras tragado al enemigo que fue el tú, que hizo esa conducta y entonces como tú eres el enemigo surge este sistema de amenaza y te ataca para acabar con el enemigo, pero el enemigo eres tú.

Pero también tengo buenas noticias… Y es que la voz autocrítica no es nuestra única voz. Tenemos voces neutrales, serias y también tiernas o comprensivas.

Explorando otras voces

Imagina a un ser querido que sufre, imagina que cometió un error y está por debajo de sus estándares de desempeño. Imagina que llega contigo y te dice: “Soy un estúpido”, “no sirvo para nada”, “mi vida es una porquería”…

¿Qué cosas le dirías a tu ser querido?

¿Cuál tono de voz usarías?

¿Qué gestos tendrías hacia es persona?

Ahora imagina o recuerda un momento en que tú sufrías por haber cometido un error y estar debajo de tus estándares. Si eres como más o menos el 80% de mis estudiantes, es probable que uses palabras muy diferentes a las que usarías con tu ser amado, a lo mejor a tu ser amado le dirías algo así como “no es para tanto”, “yo estoy contigo”, “yo te cuido”, “somos humanos, no te preocupes”.

Por el contrario, cuando nosotros cometemos el error, es probable que nos digamos cosas horribles y nos critiquemos duramente.

Esto es tan común, que de acuerdo a los reportes de Kristin Neff, pionera en el campo de la autocompasión, el 78% de las personas son más compasivas con otros que consigo mismos, el 20% son igual de compasivos o de amables con otros que consigo mismos y el 2% son mas amables consigo mismos que con otros.

Te recomiendo esta meditación guiada

Meditación Guiada. Cultivando aprecio a mi persona o cómo amarme a mi misma(o)

Consecuencias de la voz autocrítica

Así, esta voz crítica es como una roca enorme que cargamos y resulta desgastante. Una de las principales consecuencias de creer los juicios de la voz crítica es generar una imagen falsa de nosotros, es decir, creemos lo que dice esta voz de nosotros: “estas tonto/a”, “eres insuficiente”, “nadie te va a querer”, “no eres bueno/a para nada”, “estas feo/a”. Nos comimos este discurso y nos hemos fusionado tanto con estas palabras, frases, creencias que ahora forman parte de la identidad que creemos tener.

Otra de las desventajas es cuando nos dificulta expresar nuestro potencial. Si tú crees  que eres un “bueno para nada”, va a ser difícil que des más de lo que crees que eres y entonces habrá proyectos a los que no te quieras comprometer porque tu mente de dice que fallarás.

Otra cosa que ocurre con estas voces es que generan preocupación constante. Eso nos puede llevar a la ansiedad y promover la depresión.

Y por último, nos dificulta hacernos responsables. Si tú crees que no tienes recursos, no querrás hacerte responsable de tus acciones y echarás hacia afuera la causa de ellas. Así que cultivar una actitud cuidadosa en lugar de enjuiciadora, nos puede orientar a una vida a que tomemos decisiones más éticas.

En la siguiente entrada, exploraremos algunos mecanismos para fortalecer a ese “mentor interno” y disminuir el trato enjuiciador que tenemos hacia nosotros. Mientras tanto, te invito a identifiques en tu vida cotidiana, qué tipo de mensajes te dices y qué efecto generan en ti.

 

 

About the autor:

Director de Instituto Cultivo Certificado por el CCARE de la Universidad de Stanford como instructor del “Entrenamiento para el Cultivo de la Compasión”; por la Universidad de California en San Diego como instructor del programa “Mindful Self-Compassion” y por el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies como instructor del programa “Cultivando Balance Emocional”.

Deje su comentario