¿Qué hacer con la ira y el resentimiento ante la injusticia social?

2018-10-02T23:22:16+00:00Por |Comunicación No Violenta|

Por: Valentín Méndez

Es común que ante situaciones de injusticia con las que nos enfrentamos en la actualidad, tengamos deseosos de revancha o venganza hacia figuras políticas u otro tipo de actores sociales.

En esta ocasión, me gustaría compartirte estrategias que nos pueden ayudar a reconectar con nosotros y usar de manera constructiva todo el conjunto de pensamientos que surgen en este tipo de situaciones que estamos viviendo

Validar la experiencia de injusticia como algo humano

Reconocer que es natural que en una situación como esta, nuestro sistema de ataque y defensa se active de tal forma que comencemos a generar juicios, aversión y resentimiento. Podemos comenzar validando esta experiencia, es decir, reconocer que es humano experimentar enojo. No es necesario que pelees con la ira, ni tampoco que te vuelvas presa de lo que ésta te dice. Puedes observarla y validarla diciendo “es humano y natural sentir ira hacia estas personas cuyos actos me hacen sentir vulnerable”. Simplemente valídala y nota cómo se siente.

Reconoce que el rencor y odio no te hace bien

Paul Ekman suele decir que cuando el enojo se infecta se convierte en rencor y odio. El rencor y el odio pueden afectar muchas áreas de nuestra vida y pensamientos. Reconoce que tener esos pensamientos simplemente te está envenenando.

Reconoce que el odio no aporta a lo que quieres cambiar

Pregúntate ¿este odio en realidad me está haciendo hacer algo para cambiar las condiciones? ¿Está cambiando el entorno hacia algo más constructivo? ¿Cómo apoya este odio al cambio de condiciones personales y sociales? Y tal vez llegues a la conclusión de que no ayuda. Lo que sí ayuda es la acción voluntaria y consciente para cambiar lo que tenga que ser cambiado.

Hazte consciente de las necesidades o valores personales que no están siendo atendidos

¿Qué necesidades no se están viendo satisfechas con todo esto que se está ocurriendo en mi ambiente? Tal vez sean de seguridad, justicia, congruencia o de consideración. Y puedes decirte “experimento enojo porque mi necesidad de justicia no se está viendo satisfecha”, “experimento odio porque mi necesidad de justicia no está satisfecha”.

▶︎ Videos recomendados sobre Comunicación no Violenta

Una vez que conectes con la necesidad, tal vez puedas notar cómo algo cambio: en lugar de estar centrado en el “enemigo”, volteas hacia adentro y reconoces que hay una necesidad personal que no está viendo atendida. Esto te devuelve el poder y puedes elegir de manera consciente y voluntaria ¿qué voy a hacer para cubrir esta necesidad de justicia? ¿Qué voy a hacer en el día a día? ¿Cómo me voy a manifestar con mi comunidad? ¿Cómo voy a hacer redes de apoyo y plantear mi postura?

Y entonces cambias radicalmente de una experiencia de estarte enjuiciando y peleando hacia una experiencia proactiva de compromiso con tus valores y necesidades.

Muchas veces el rencor o ira nos tiene gastando energía de formas que generan un ambiente de poca conexión cuando no de malestar. Si tocas de vuelta tu necesidad, entonces puedes hablar, ponerte de pie y hacer lo que corresponda para atender la necesidad.

Te invito a que hagas esto una y otra vez, ya que la práctica nos ayudará a poco a poco hacerlo de manera más fluida y hacer cosas para cambiar el entorno.

 

Cursos online elaborados por Valentín Méndez

  • Curso Comunicación y Pareja, Comunicación no Violenta
  • Portadilla para el curso de Inmersión a Mindfulness, Compasión y Florecimiento Humano de Valentín Méndez

About the autor:

Director de Instituto Cultivo Certificado por el CCARE de la Universidad de Stanford como instructor del “Entrenamiento para el Cultivo de la Compasión”; por la Universidad de California en San Diego como instructor del programa “Mindful Self-Compassion” y por el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies como instructor del programa “Cultivando Balance Emocional”.

Deje su comentario