Emociones. Aprendiendo a domarlas

2019-06-18T12:40:59+00:00Por |emociones|

Por Rocío Gómez.

“Si nombras a las emociones, las domas”.  ¿Cuántas veces has permitido que las emociones tomen el control de tus acciones, en lugar de gestionarlas y aprender de ellas? Y, cuando esto pasa, ¿cuáles han sido los resultados?, ¿han sido positivos, o negativos para ti y los demás?

En el Módulo 4 del Curso de Inmersión al Mindfulness, Compasión y Florecimiento Humano “MICOFH”, encontrarás información importantísima y ejercicios para aprender a manejar tus emociones. Para más información, comunícate el Whatsapp del Instituto Cultivo.

La importancia de no resistirse a la emociones y al sufrimiento

Tendemos a creer que al permitimos sentir una emoción difícil, como la tristeza, ésta se va a desbordar y nunca nos dejará. Y, entonces, buscamos distraernos y evadirla. Sin embargo, esa emoción ya está ahí. Si no le hacemos caso, nos puede hacer daño y, persistirá, coloreando nuestras experiencias, sin darnos cuenta.

Lo que pide la emoción es que la vivas, que la sientas, que la notes desde las sensaciones físicas que desencadena, que la reconozcas, que la nombres. Al hacer esto, te haces consciente y puedes escuchar su mensaje.

Por lo general, lo que hacemos al sentir enojo,  ira o resentimiento, es volcarnos en contra del que consideramos culpable, con la total convicción de que ese otro es el causante. Y entonces, reaccionamos de manera automática y, generalmente, empeoramos la situación. Si en lugar de esto, volcáramos nuestra atención hacia lo que sucede en nuestro interior, como un niño curioso, sin reaccionar, poniéndole un nombre a la emoción, hablándonos con mucha amabilidad y cariño. Así le daríamos un espacio amplio y nos convertiríamos en excelentes anfitriones de ésta. ¡Imagínense lo que sucedería!, el panorama sería completamente diferente.

De manera diferente a lo que creíamos, el sufrimiento, lejos de continuar ahí por mucho tiempo, se irá desvaneciendo. Como dice Sergi Torres (escritor y conferenciante) en el documental “Yo libre, un viaje al instante presente”: “cuando nosotros hemos aprendido todo lo que tiene que enseñarnos el sufrimiento; el sufrimiento ya no tiene sentido y desaparece”.

Dale tiempo a la emoción y al sufrimiento. Si éstos persisten por mucho tiempo e interfieren con tus actividades cotidianas, recomiendo que busques ayuda profesional.

En mi experiencia, cuando les doy suficiente espacio, las escucho, las atiendo y actúo de forma que me parece más constructiva, las emociones se van transformando y, en el fondo de mi experiencia, aparece, en ocasiones, una satisfacción o paz profunda.

Puedes ver este vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=MUdRIPI2XWg&list=PLt-CPN7eAA1HWM4QTrhXYi2jOLUoszChc&fbclid=IwAR1XqE-pVx8wbd1p9PTtNWxa197bZjmD5BSUnRfelLqOZAhg9XaRg37Z_M4

 

About the autor:

Director de Instituto Cultivo Certificado por el CCARE de la Universidad de Stanford como instructor del “Entrenamiento para el Cultivo de la Compasión”; por la Universidad de California en San Diego como instructor del programa “Mindful Self-Compassion” y por el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies como instructor del programa “Cultivando Balance Emocional”.