¿Cómo tener más felicidad en el día a día?

2018-10-01T23:47:30+00:00Por |Felicidad|

Por: Valentín Méndez

¿Te imaginas tener mayor alegría y felicidad sin que tenga que pasar algo particularmente lindo o bueno?

¿Te imaginas cómo sería tu vida si tu alegría dependiera de variables internas y no de lo que ocurra a tu alrededor? Te quiero compartir algunas estrategias respaldas por la ciencia para lograr esta alegría por tu cuenta.

Conciencia del Sesgo Negativo

Todos los seres humanos compartimos un filtro llamado “sesgo negativo” que hace referencia a la tendencia a ver lo que falta, las fallas y errores aunque todo lo demás esté bien. Un ejemplo clásico de este sesgo es que tal vez en tu vida cotidiana recibas buenos comentarios en general pero si recibes una retroalimentación negativa, es muy probable que te esté rondando en la cabeza todo el día, manifestándose en preguntas como ¿qué tendré que hacer para mejorar? ¿En qué me equivoque? ¿Por qué lo hice así? Entre muchas otros juicios.

Esta es una experiencia completamente normal. Hacerte consciente de este sesgo puede ayudarte en el momento en que estés viendo que las cosas van mal y todo parezca gris o negro, de forma que puedas reconocer que esta percepción se debe en gran medida a tu sesgo negativo, no todo está mal. Así que hazte consciente del sesgo negativo, incluso puedes nombrarlo reconociendo “esto puede ser sesgo negativo, no es que las cosas estén tan mal”, de forma que puedas tener un pequeño espacio de mayor amplitud en tu percepción del evento. Reconócelo y nómbralo.

▶︎ Videos recomendados sobre El Cultivo científico de la Felicidad

Aprecia lo que hay para ser más feliz

No significa orientarte a ver lo positivo forzosamente sino a apreciar lo que hay. Este es un enfoque muy saludable porque a veces nos orientamos a buscar lo positivo pero hay momento en la vida en que no se ve tan claramente. Lo que sí puedes hacer es hacerte consciente de lo que sí está presente y apreciarlo. Apreciar cosas tan sencillas como tu ropa, la comida, una cama caliente, el agua tibia al bañarte o el aroma de una taza de café.

Agradece y obtendrás felicidad

Agradecer también es un acto de sabiduría porque implica tener la conciencia de todo aquello que has recibido y poder sentirte afortunado por lo que te ha sido dado. Podemos agradecer todo, desde cosas tan básicas como tu lenguaje que te fue dado cuando eras pequeño y alguien te acompañó en tu proceso, enseñándote y corrigiendo tus errores.

Incluso en tu infancia si no hubieras recibido el cobijo que te dieron, la alimentación, simplemente no hubieras sobrevivido, así que podemos agradecerlo todo en realidad.

Y nuevamente, no es que estemos buscando cosas positivas que no hay o creando cosas con lamente, sino que es un ejercicio de reconocer lo que te ha sido dado y agradecerlo ya que normalmente por el sesgo negativo que tenemos, no tendemos a notar esto. Esto comienza a cambiar de manera gradual pero constante el sesgo hacia un enfoque de aprecio y gratitud obteniendo más alegría y felicidad en el día a día.

Cursos online elaborados por Valentín Méndez

  • Portadilla para el curso de Inmersión a Mindfulness, Compasión y Florecimiento Humano de Valentín Méndez
  • Curso de Comunicación y Pareja basado en Comunicación no Violenta por Valentín Méndez
  • Portadilla Curso gratuito para gestionar la ansiedad diseñado por Valentín Méndez

About the autor:

Director de Instituto Cultivo Certificado por el CCARE de la Universidad de Stanford como instructor del “Entrenamiento para el Cultivo de la Compasión”; por la Universidad de California en San Diego como instructor del programa “Mindful Self-Compassion” y por el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies como instructor del programa “Cultivando Balance Emocional”.

Deje su comentario