Confusiones comunes en la práctica meditativa

2018-10-04T21:31:36+00:00Por |Meditación|

Por: Valentín Méndez

No todas las aproximaciones que tomamos hacia la práctica meditativa son seguras. Tanto en mi experiencia como practicante, como en el rol de facilitador, he podido notar que bajo ciertos enfoques, la práctica deja de orientarse hacia el florecimiento humano. En su lugar, se convierte en una práctica de aparentar, enmascarar y evadir.

Requerimos cuidar la máscara de que somos “los meditadores”, “los mindfulneros”, “los compasionistas”, etc. Si creemos lo que nos indica la máscara, “el ego se apropia de tu práctica” –en palabras de Chögyam Trungpa. Si quieres saber más de este fenómeno, desde la perspectiva tradicional de las prácticas meditativas, te recomiendo el libro: Más allá del materialismo espiritual.

Recomendaciones para una práctica meditativa segura

Te invito a hacer tu práctica sin esfuerzo, sin expectativas, sin interpretaciones y sin querer ser especial o mejorar.

Libre de expectativas

Tara Brach, psicóloga y maestra de meditación budista, comparte que durante muchos años, ella se aproximó a su práctica con mucho esfuerzo y exigencia. Esta tendencia se puede manifestar en una intención expresada en “¡Tengo que lograrlo! ¡Le voy a dedicar muchos años para alcanzar estas cualidades!”. Si lo haces de esta forma, Brach reflexiona, tu práctica será una forma más de estresarte, tensarte, desarrollar ilusiones, etc.

Libre de interpretaciones

Evitar la interpretación de lo que ocurre en tu práctica como algo especial o señal de mejora. Durante tus prácticas, se presentarán muchas experiencias. Éstas dependerán del tipo de práctica que realices, de tu estado mental en este momento y de una gran variedad más de causas y condiciones.

Es posible que, cuando parezca una experiencia agradable, pienses “Yo creo que ya subí de nivel” “ya estoy vibrando en otra frecuencia”, etc. Si esto ocurre, te invito a que simplemente notes este pensamiento como un fenómeno mental más.

confusión práctica meditativa

Libre del deseo de mejorar

Detrás del discurso de “mejora personal” puede existir un discurso o subtexto de que no eres suficiente, que hay algo fundamentalmente malo contigo que debe ser cambiado. Aproximarnos de este lugar a la práctica meditativa puede reforzar la experiencia de vergüenza. Con ello, generaramos y perpetuamos el sufrimiento.

En su lugar, te invito a que hagas tus prácticas con otro tipo de intenciones. Por ejemplo, con la intención de ser de beneficio, ser de utilidad, aliviar el sufrimiento (propio o de otros), de cultivar tu florecimiento, etc.

Libre de evasiones

El concepto “bypass espiritual” fue acuñado por el psicoterapeuta y practicante John Welwoody. Hace referencia a una evasión del sufrimiento mediante las prácticas meditativas. En lugar de atravesar por nuestra realidad humana doliente y atender todas nuestras neurosis, miedos, rencores y resentimientos, optamos por engancharnos de la práctica espiritual y evadir la realidad. Se puede manifestar en pensamientos como “Yo ya hago mindfulness y todo está bien”, “Ya superé todo eso”, etc.

Al final, este fenómeno de auto-engaño es realmente dañino y una fuente de frustración. Al reprimir o suprimir nuestras experiencias reales, nuevamente estaremos perpetuando el sufrimiento.

Recuerda que no queremos brincar por encima del malestar, el tema es atravesar esta realidad humana doliente, tratando de incorporar estas prácticas, estrategias y enfoques.

En el fondo, estas recomendaciones buscan contribuir a que tu práctica sea segura y que realmente contribuya a tu florecimiento como ser humano.

About the autor:

Director de Instituto Cultivo Certificado por el CCARE de la Universidad de Stanford como instructor del “Entrenamiento para el Cultivo de la Compasión”; por la Universidad de California en San Diego como instructor del programa “Mindful Self-Compassion” y por el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies como instructor del programa “Cultivando Balance Emocional”.

Deje su comentario